Guía de buenas prácticas para un espigamiento seguro

La Guía de Buenas Prácticas para un espigamiento seguro pretende ser útil para fomentar el aprovechamiento de los alimentos y reducir las pérdidas en el sector primario a la vez que da seguridad jurídica y protege los intereses legítimos de los productores.

El Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Generalitat de Cataluña ha presentado la Guía, elaborada por la Fundación Espigoladors con la colaboración de Unió de Pagesos, la Federación de Cooperativas Agrarias de Cataluña y el IRTA, y que pretende proporcionar las bases y las buenas prácticas para garantizar un espigamiento seguro a todas las partes implicadas.

 

¿Qué es el espigamiento?

El espigamiento es una práctica que consiste en recolectar los alimentos que han quedado en el campo después de la cosecha principal o de las cosechas sembradas no recogidas, con la autorización previa del titular de la explotación.

 

La práctica del espigamiento, como actividad complementaria y sin ánimo de lucro, a menudo es realizada por voluntarios y está vinculada a iniciativas que promueven el empleo de personas en riesgo de exclusión social.

 

Así, en Cataluña en el pasado año, se recuperaron 235.202 toneladas de alimentos, lo que evitó 114.073 kg de emisiones de CO2 y se estima que se ahorraron 151 millones de litros de agua.

Proyecto Buruxka-Iniciativa de espigamiento en Navarra

Buruxka, es un proyecto de recuperación del espigamiento como valor social y ambiental promovido por el Ayuntamiento del Valle de Yerri, la UPNA e INTIA, con el apoyo del Plan de Desarrollo Rural – PDR de Navarra 2014-2020, a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural: “Europa invierte en zonas rurales” y el Gobierno de Navarra.

 

A finales de septiembre de 2020 se realizaron los primeros espigamientos en las localidades de Sartaguda, Cárcar, y Lácar. Más de una veintena de personas voluntarias y escolares del colegio comarcal Zumadia de Abárzuza, junto al equipo del proyecto, recogieron 951 kilos de cebollas, uvas y tomates que se han destinado a colectivos sociales de la zona de la ribera navarra.