Hábitos de consumo y desperdicio de alimentos en hogares durante el confinamiento

Recientemente, se publicaba el estudio, realizado por varios investigadores pertenecientes a la Red Sin Desperdicio y en la que colaboró la Plataforma de Euskadi contra el despilfarro de alimentos, sobre las consecuencias del confinamiento durante la primera ola por COVID-19 en los hábitos de consumo y el desperdicio de alimentos.

Del 14 de mayo al 11 de junio de 2020 se realizó una encuesta on-line, recogiéndose 6293 respuestas válidas para su posterior análisis.  Algunas de las principales conclusiones fueron las siguientes:

  • El 95% de los participantes declaró no desperdiciar más alimentos de lo habitual. En promedio, se cuantificó un desperdicio de alimentos de 234 g por hogar y semana, lo que equivaldría a 88 g per cápita.
  • Se encontraron diferencias significativas en la generación del desperdicio alimentario entre los participantes según su edad, género, la composición del hogar y la situación laboral debido al COVID-19.
  • Además, los comportamientos relacionados con los alimentos, como comprar más alimentos de lo habitual debido al miedo o la ansiedad, almacenar más alimentos que antes del encierro e improvisar al comprar los alimentos, parecían afectar al desperdicio según lo señalado por los participantes en la encuesta.

El documento finaliza comparando las conclusiones extraídas por diferentes trabajos realizados en otros países con un fin similar.