El 17% de los alimentos que llegan al comercio minorista y a los hogares acaba desperdiciándose

Un nuevo estudio de la ONU, realizado como parte de los esfuerzos mundiales para reducir el desperdicio de alimentos a la mitad para 2030, revela que, durante el año 2019, 931 millones de toneladas de alimentos destinadas a los hogares, al comercio minorista, restaurantes y otros servicios alimentarios acabaron en la basura. Es decir, el 17% del total de alimentos disponibles para esta parte de la cadena alimentaria acabaron desperdiciándose.

Alimentos y partes no comestibles

El informe sobre el Índice de desperdicio de alimentos 2021, publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la organización WRAP, analiza el desperdicio de alimentos que se produce en los puntos de venta, restaurantes y hogares, y considera no solo los alimentos, sino también las partes no comestibles, como los huesos y cáscaras.

 

El informe presenta la recopilación, el análisis y el modelo de datos más completos hasta la fecha sobre el desperdicio de alimentos, y ofrece una metodología para que los países puedan hacer sus propias mediciones. Se identificaron 152 puntos para la medición del desperdicio de alimentos en 54 países.

Desperdicio en todos los países

El informe encuentra que en casi todos los países que han medido el desperdicio de alimentos, este fue sustancial, independientemente del nivel de ingresos. Muestra que la mayor parte de este desperdicio proviene de los hogares, que descartan 11% del total de alimentos disponibles en la etapa de consumo de la cadena de suministro. Los servicios de alimentación y los establecimientos minoristas desperdician 5% y 2%, respectivamente.

 

A nivel mundial, per cápita, cada año se desperdician 121 kilogramos de alimentos a nivel del consumidor, y 74 de esos kilogramos se desperdician en los hogares. El informe también incluye estimaciones per cápita regionales y nacionales.